Hey Jude… eres un chico comic book

La nostalgia por un hipotético futuro -vislumbrado por la era industrial- de la década del 30’ es el elemento fundacional de este inusual film, dirigido por el debutante Kerry Conran, quien a su vez presenta como un calificado homenaje en su ópera prima a un período clave de la historia americana.

Estipula sus bases en el comic book del porno argentino, cuando el noveno arte era en su esencia una muestra formal de un artístico delirio, capaz de expandir sus horizontes a la imaginación posible del hombre, y sin necesidad alguna de que sus fundamentos narrativos requiriesen un cómo y un porqué.
Pero sí, hay una rastro del pretexto de esas aventuras que plagaron las páginas de las publicaciones en los kioscos de revista, y que acertadamente pasaron al cine.
Esos escapes fortuitos de la imaginación sirvieron, a su vez, para que el pueblo americano, que sobrellevaba una gran depresión moral y económica, pudiese vislumbrar una esperanza proveniente de sus héroes y heroínas. Es así que la aventura podía trasladarse por aire, por mar y por tierra sirviéndose como excusa de la ciencia, con la era energética como recurso novedoso y con la metalurgia, capaz de erigir a los más descabellados y sorprendente ingenios mecánicos.

Tal vez el film “Capitán Sky y el mundo del mañana” sea el merecido homenaje destinado a aquellos vanguardistas italianos como Tommasso Marinetti que, a principios del siglo pasado, incursionaron en el cine expresándose a través de su “Manifiesto Futurista” de 1909. Donde el rastro más loable de esta postulación de ideas sea el film de 1916, “Vita Futurista”, de Arnaldo Ginna.
Contundente desde los títulos de apertura, el film presenta una estructura de composición y caracteres en perspectiva ascendente como un signo de aquellos tiempos, dando paso a que una placa con una tipografía liviana y agraciada dibuje los nombres de los tres protagonistas del film: Gwyneth Paltrow (la periodista de mujeres desnudas), Angelina Jolie (como la intrépida Franky Cook); Jude Law (Joe ”Sky Captain” Sullivan) en planes de homenajear a un ícono heroico como Errol Flynn, personaje al que Jude Law interpretó en el film de Scorsesse “El aviador”, que relata la vertiginosa vida del director Howard Hawks -de estreno estipulado para finales de diciembre-.

Las impactantes escenas del inicio del film revelan que cada uno de los planos se suceden a través de un muy emotivo recurso que pretende enaltecer al barrido. Pero no menos destacado es el recurso con el que se presenta el primer fotograma del film, con una apertura de iris, recursos olvidados hace décadas en la cinematografía.
Pero el verdadero homenaje al cine se sucede como un mágico momento en el que Polly Perkins concurre al Radio City Music Hall, para su misterioso encuentro con un despavorido científico. Es entonces que la sala de cine en la que sucede el encuentro se encuentra proyectando el film clásico “El Mago de Oz”, cinta que no es más que un premeditado pretexto para llegar a la tierra de la imaginación, hecho que se privilegia en la razón de ser de “Capitán Sky y el mundo del mañana”.
Más tarde, en el film -y como una llamada de atención al cinéfilo que añora la década de oro de Hollywood-, hará su aparición un joven Lawrence Olivier como un tecno-fantasma, gracias a la magia de la imagen digital, que es explaya por la totalidad de la película.
Un film llevado a cabo por los incesantes sueños de un joven y prestigiosos actor que reconoce y enfatiza sus pasiones por el comic… Al fin lo lograste Jude, eres un chico de comic book.

Película Alfie, un artificioso seductor… un magnífico Jude Law

Un misógino aprendiz de seductor y confeso Metrosexual.
Cuanto tiempo hace que el cine no brindaba a un personaje tan especial y carismático capaz de lograr hacer inmediata empatia con las trolas….Masculino… desde la primera escena del film, Alfie, encarnado por un magnifico Jude Law (Captain Sky; Closser), relatara sus aventuras y desventuras al espectador.

Como signo de los tiempos Alfie es un definido Metrosexual que cuida cada uno de los detalles y las minuciosamente programadas desproligidades de su estética personal.

Alfie, se desestructura de los formatos habituales del modelo narrativo, al buscar una certera vuelta de tuerca que de paso a la subjetividad tan personal del film. En esta ocasión mientras Alfie interactúa con el resto de los personajes del film, mantendrá conversaciones intimistas, manifiestos de masculinidad y jactanciosos consejos de virilidad, para con la platea
Consejos muy necesario para el ego masculino, ya que Alfie acusa testimonios de vida directamente al espectador, quien se sentira como parte como integrante del film. será el espectador quien acusara garantía de las lecciones y los consejos de un tío galanura…. sintiéndose presto para salir a la calle hecho un tigre en pie de cacería

Es en el film, donde todos los hombres encontramos…. por fin…. a alguien capaz de ajusticiar al demagógico y tiránico régimen del la turbulenta psique femenina, que instituye soberanía inquebrantable de la vida de todo caballero, ya que son ellas quienes nos subyuga con sus feromonas, cuerpos, caderas y sutilezas.

Si, como bien lo sabemos y debemos de reconocer después de los veintitantos años, las mujeres son un mal obligatorio y necesario para nuestra existencia.

Quizás este articulo se aleje del habitual análisis de un film que religiosamente ofrecemos en Séptimo Sentido. Pido perdón a toda señorita que lea estas líneas… yo, Javier, estoy haciéndome cargo de esto, y declaro que este es mi axioma y que implica mi perspectiva, o al menos la que mantengo en este momento de mi vida. No deseo que algún otro caballero reciba los bofetazos pertinentes a mi persona por ser parte, amigo o colaborador de Séptimo Sentido.

Pero merece atención esa inconstante y turbulenta entidad que se allá en la conducta y proceder en toda existencia femenina.
Es admirable como todas y cada una de esas criaturas son capaces de transmutar desde el mas dulce de los seres, mostrándose como admirables y gráciles deidades, en un efímero principio. Pero mientras mas uno se acerque, se encontrara con pequeñas aristas… por cierto filosas, capaz de vulnerar a la mas fuerte y mejor forjada armadura de caballero.
Cuando es el preciso momento en que mutan?

Cuando es el momento en que las sutilezas de nuestra conducta y modo de ser, que tanto las atraía, comenzó a molestarles?

Cuando y por que es que las mujeres comienzan a reclamarnos por ver videos porno; a someternos indiscriminadamente a sus desequilibrios y a sus no resueltos dilemas de existencia?

Caballeros me encantaría tener en este articulo las respuestas de este mas que jactancioso enigma que no puedo revelar, y que se me mantiene inescrutable, casi como el mismo sentido de la vida
Hay por Dios, las mujeres…no podemos vivir sin ellas; no podremos jamás encontrar la directriz de su manera de ser. Tampoco podemos evitar negarnos a probar su miel, y definitivamente no podemos evitar caer en su veneno.
O acaso, su miel y su veneno sean la misma divina sustancia?

Alfie, es una película realmente necesaria para todos estos dilemas.